Sin categoría

El extranjero

“Hoy ha muerto mamá. O quizás ayer. No lo sé.” (pág. 9). Así comienza el relato de Meursault, el protagonista, que es también el narrador. Con estas frases se adelanta ya el absurdismo que se encuentra presente en toda la obra.

Meursault es un hombre que vive rutinariamente, y la muerte de su madre que vive en un asilo, es lo que en un primer momento va a alterar esa rutina. Pareciera que los distintos sucesos lo arrastran a un sinsentido, y así genera la sensación de ir por la vida con demasiada ligereza. Fiel a su filosofía de vida nihilista termina consiguiendo una novia justo al otro día de haber enterrado a su madre.

Pero no son los hechos narrados lo que dan verdadero sentido a la novela, sino de qué manera los vive el personaje. Es por eso que se puede adelantar que Meursault comete un crimen por el que es juzgado. De forma constante se presentan situaciones en los que se le pretende imponer los valores morales de la sociedad: el dolor de la muerte de una madre, el amor de una mujer, el arrepentimiento, la fe en dios. Nada de eso es internalizado por Meursault, quién sigue indiferente ante acontecimientos que cambiarían la vida de cualquiera. Es preciso salirse de si mismo para

comprender la mente de este personaje, al cual sólo parecen afectarlo las necesidades físicas, como el hambre o el calor.

Meursault es un extranjero en su propio mundo, se siente ajeno a los estándares sociales, alienado en una existencia materialista y llena de reglas.

La obra posee profundos cuestionamientos filosóficos, el existencialismo se hace presente, y tal vez esa era la intensión de Camus, al mostrarnos un personaje que se aleja de los estereotipos que se implantan casi artificialmente en cada ser humano al sumergirse en la sociedad, adquiriendo una esencia que no es propia.

En este libro se pone al descubierto la puesta a prueba de la integridad del sistema de valores que se tienen como individuos en relación con el sistema de valores de la sociedad, que no siempre asimila gratamente lo que difiere de sí, y menos aun lo que es completamente transgresor para lo establecido. Es claramente un reto para la idea de moral que se tiene, e invita a una valoración diferente de la existencia. La pregunta a la que me lleva es: ¿hay una forma correcta de vivir?

Es una novela intensa, sin digresiones románticas, pero su condición más brillante radica en el contraste entre su simpleza narrativa y la profunda reflexión a la que exhorta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s